Follow by Email

29 nov. 2011

El nuevo alumnado o los nativos digitales


Cuando analizamos la realidad educativa y sus problemas nos solemos olvidar con cierta frecuencia que lo que parece lo mismo que antes ya no lo es. La inercia en la interpretación de la realidad nos lleva a ver irremediablemente las cosas que han cambiado como si no se hubiera producido tal cambio. En un época como la actual, consecuencia de la revolución digital, no nos terminamos de enterar que el cambio no ha sido gradual y que es imparable.
La ruptura que se ha producido afecta a las nuevas generaciones del alumnado convirtiéndolos en lo que se viene denominando nativos digitales. El contexto de desarrollo de estos ha tenido que ver con la presencia de todos los elementos tecnológicos que constituyen la base de la era digital. Hay datos que corroboran perfectamente que son parte de su vida cotidiana.
¿Pero qué supone todo ello en la manera de aprender de nuestros estudiantes? Lo fundamental está relacionado con la manera de procesar la información. No tiene nada que ver con la forma en que lo hacíamos las generaciones precedentes y es importante tenerlo en cuenta a la hora de enseñar y diseñar los procesos curriculares.
¿Es un disparate pensar que se está produciendo una reestructuración del cerebro de las generaciones actuales? Los estudios al respecto parecen decir lo contrario, aunque todavía no dispongamos de todas las evidencias necesarias y suficientes para afirmarlo de manera contundente. Pero, hay algo que si se puede adelantar sin duda alguna: tienen una manera singular de procesar la información que los hace diferentes.
Si bien en las instituciones educativas el desencuentro entre el alumnado nativo digital y el profesorado reacio a los cambios tecnológicos es lo más grave, no deja de ser importante en el caso de los incorporados al uso de las TIC como inmigrantes digitales. La diferencia entre unos y otros es obvia y la podemos observar en el uso de las tecnologías digitales, todo ello suficientemente abordado en muy diversos estudios de expertos acerca del comportamiento de esta nueva generación.
Los nativos digitales se caracterizan por lo lúdico, la dispersión aparente en tareas simultáneas, utilizan el hipertexto, son expertos en vivir conectados, etc. Por el contrario, el profesorado que ha optado por el uso de las TIC como recurso didáctico, en su condición de inmigrantes digitales se muestra en la interacción con estos medios con muchas menos habilidades que el alumnado. Además, algunos no terminan de ver con buenos ojos todo aquello que define el perfil de los nuevos estudiantes. En este sentido, determinadas prácticas como puede ser la multitarea lo consideran una perdida de tiempo en cuanto a la adquisición efectiva de los aprendizajes, e incluso como hiperactividad. O bien, el acento lúdico en determinadas acciones de sus alumnos y alumnas agota su paciencia. Podríamos señalar muchos detalles en este sentido, pero es suficiente con lo visto para resaltar el problema de fondo: cómo conciliar al profesorado inmigrante digital con el alumnado nativo digital. Ese es el dilema que tenemos que resolver.
Las claves tienen que ver como señala Marc Prensky con el cambio de la metodología y el contenido. Respecto a lo primero señala que “hay que comunicarse con la lengua y el estilo de los alumnos”, lo que no quiere decir “cambiar el significado de lo que es importante, o de las habilidades del buen pensamiento”. Es más bien, cambiar hacia una dinámica más ágil, “procesar en paralelo y la multi-tarea”, “los gráficos antes que el texto”,  “el acceso aleatorio (como el hipertexto)”, “los juegos al trabajo serio", “las recompensas frecuentes”, “conectados permanentemente”, etc. Es decir, una metodología con velocidad TIC.
En cuanto a los contenidos se trata sobre todo de saber combinar los contenidos heredados con los nuevos lenguajes. Y eso asusta al profesorado. ¿Cómo enseñar con juegos de ordenador cosas serias como los idiomas, las matemáticas, la sociología, etc.? Como explica Prensky es más difícil “aprender nuevas maneras de hacer las cosas viejas” que “aprender cosas nuevas”.  El problema principal está en cómo se enseñen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario