Follow by Email

29 jul. 2011

¿La práctica virtual y sus efectos nos perjudican?

¿Se considera usted un friki o un geek, que sufre por ello el aislamiento de sus semejantes? Probablemente todos los que estamos metidos de lleno en el mundo de la Red responderemos taxativamente que no. Pero… ¿estamos en lo cierto? Veamos algunas cuestiones al respecto. Es cierto que se puede producir un efecto de encierro tecnológico on-line en aquellas personas que tienden a vivir subyugados por ello, apartándose de la sociedad de la que forman parte y recluyéndose en el mundo virtual. Pero, también, es igualmente cierto que Internet ha propiciado las comunidades virtuales o redes sociales. En la primera de las dos situaciones el individuo se somete a una dinámica que le lleva a encontrar todo aquello que es fundamental para su vida en el mundo virtual, pero desde una perspectiva individualista asumida selectivamente. Visto de esta manera, el aislamiento social está servido al romperse progresivamente la interacción real con los demás. Aunque, por otra parte, en esa realidad virtual emergen importantes posibilidades de comunicación e información sin las limitaciones provenientes de la interdependencia espacio-temporal, así como la eliminación de toda barrera entre lo que es real y cotidiano y aquello que no lo es. Además, debemos tener en cuenta que Internet propicia la comunicación al ser una experiencia compartida con otras personas. Esta nueva práctica social espontánea, motivada por diversas perspectivas y múltiples intereses –ocio, inquietudes, preocupaciones, necesidades,…-, ha generado importantes comunidades virtuales que empiezan a tener un importante peso en las transformaciones sociales, políticas, culturales, etc. del mundo real y en las interacciones que en éste se producen. Esta realidad refleja nuevas maneras de existencia y participación social dando lugar a conceptos como la cibercultura, la ciberciudadanía, las redes sociales, etc.
Llegados a este punto nos replanteamos de nuevo la pregunta del presunto aislamiento de los individuos producido por la tecnología on-line. ¿Se produce realmente o es una sensación fruto de un desconocimiento de este hecho y sus implicaciones en la realidad cotidiana? Pienso que todo es fruto de una imaginación algo asustada de algo que no termina de comprender, pero que poco a poco va mostrando en la práctica de la vida real de las personas lo contrario de lo que se piensa en determinados casos sobre sus hipotéticos efectos perjudiciales, catalizando procesos socializadores indiscutibles para mejorar la convivencia, la integración y el progreso sostenible de la sociedad gracias a su versátil y potente forma de comunicación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario